Isolux: otra víctima de las renovables superprimadas

Las empresas constructoras españolas están dando muestras de su gran adaptabilidad a los mercados internacionales y aunque su singladura en ocasiones no resulta fácil, han demostrado su capacidad de adaptación al entorno y su elevada competitividad, lo que se demuestra en sus cuentas de resultados, en ocasiones demasiado hinchadas de deuda.
No han corrido igual suerte las grandes empresas constructoras o de ingeniería españolas que decidieron incorporarse al mundo de las renovables, fiándolo todo a una política de ayudas desproporcionada que vio su fin con el gobierno Rajoy, en un intento de reducir el alarmante déficit público, aunque el presidente de Isolux acusó al gobierno de “claudicar ante el lobby eléctrico tradicional” por la retirada de ayudas a las renovables. Sigue leyendo