El BCE inicia su programa de globos sonda

Aunque Draghi no da pistas sobre el futuro de la política monetaria a seguir por el BCE, han empezado las filtraciones controladas que apuntan a que, entre otras medidas, se está estudiando ampliar el actual programa de compra de activos (QE) a bonos de corporaciones locales o deuda pública sub-soberana (ayuntamientos y autonomías, en el caso de España), lo que permitiría a comunidades como la de Madrid –la que más deuda emitida tiene- con una deuda emitida de cerca de 16.000 millones de euros, beneficiarse de la posible decisión, algo que no podría hacer Cataluña que con una deuda emitida de 8.460 millones de euros que quedaría al margen de la política monetaria del BCE al haber sido sus bonos calificados como “basura” y, por lo tanto, incomparables. Sigue leyendo

Con la mirada puesta en septiembre

El PIB mundial ha registrado en el segundo trimestre del año una moderada revitalización del crecimiento, tras el decepcionante resultado del primer trimestre del año, básicamente porque el bache de EEUU –explicado por factores transitorios- ha quedado atrás. Sigue leyendo

La política monetaria del BCE ha beneficiando a España más que a otros periféricos

El programa de expansión cuantitativa (QE) del BCE está siendo valorado muy positivamente de forma generalizada y desde su anuncio ha contribuido decisivamente –con la ayuda de otros factores- a mejorar la confianza, diluir los riesgos de deflación, mejorar las expectativas de crecimiento e impulsar el crédito al sector privado. Tanto la apelación bruta al BCE, como la neta –algo menos-, han subido sensiblemente. Sigue leyendo

Adelantar la retirada de la QE del BCE resulta inviable con las actuales previsiones de inflación

La posibilidad de que el BCE adelante la retirada de las inyecciones de liquidez –tapering- que genera la nueva política monetaria del banco central que comporta la QE (Quantitative Easing o flexibilización cuantitativa) tal y como se apoya desde distintos ámbitos de la Eurozona, incidiendo en el mensaje de que el objetivo de la QE no es elevar la inflación al 2% en 2017, sino que se estabilice en esos niveles, es desmentida por las previsiones de inflación de la zona euro que se sitúan en el 1,5% para septiembre de 2016. Sigue leyendo