Segundo asalto electoral: España, observador pasivo de la evolución económica mundial

A pesar del complejo escenario que dibuja la economía mundial, en donde se conjugan perspectivas y riesgos, definitivamente los partidos políticos españoles han decidido continuar con un gobierno en funciones hasta, al menos el 26 de junio, fecha en que se reiniciará un nuevo debate de investidura de donde deberá salir un gobierno definitivo que haga frente a una compleja situación internacional que demanda una política firme, clara y con unos objetivos especialmente definidos. Hay quien opina que son seis meses importantes los que se van a perder. Sigue leyendo

La Fed amplia el margen de cambio de tipos

A pesar de que el banco central de Estados Unidos (Fed), en las actas de su última reunión, reconoce una mejora de la actividad económica mayor de la que había anticipado, sigue reiterando los riesgos y el compromiso con su actual política monetaria expansiva. Contra esta línea, continúa estando solo Hoening, presidente del Banco de la Reserva Federal de Kansas, que considera que alargar una política monetaria tan laxa terminará provocando inestabilidad financiera.
La Fed aclara que el momento de subir los tipos “está expresamente sujeto al desarrollo de la economía”. Además, asevera que no se ve “limitada” por el uso de la ya famosa frase de “mantener tipos bajos por un periodo prolongado de tiempo”: hasta ahora, el mercado creía que la frase se traducía en un margen de aproximadamente seis meses, pero ahora la Fed deja claro que la frase no tiene nada que ver con el tiempo y que las subidas se iniciarán cuando la economía esté preparada para ello.
Según la Fed, la duración del periodo prolongado podría incluso aumentar si la economía va a peor o la inflación baja más. Asimismo, la mayoría de miembros ve menos riesgo en comenzar tarde con las subidas en los tipos de interés, que en empezar demasiado pronto.
Otra novedad tomada en consideración hace referencia al hecho de constatar “una ligeramente mayor desaceleración en los precios al consumo de lo esperado”, lo que parece añadir una nueva razón al menú de justificaciones económicas para mantener los tipos de interés en el corto plazo.

A pesar de destacar los signos de recuperación de la actividad económica y una estabilización del mercado laboral, la ausencia de presiones inflacionistas, la debilidad del mercado inmobiliario y el elevado paro siguen frenando el camino hacia una política monetaria más restrictiva. La Fed teme que la incipiente recuperación no pueda sostenerse si no se crea empleo de forma sostenida, algo que, no obstante, comienza a suceder. De este modo, la Fed no piensa cancelar los estímulos económicos demasiado temprano.
Tras la última reunión, parece claro que el requisito fundamental para que la Fed inicie su proceso de subidas de tipos sigue siendo que la tasa de paro comience a reducirse y esto, previsiblemente, no sucederá hasta finales de 2010.