La banca española en el 2020

El sector financiero ha gozado de una atención especial en Tendencias y era difícil dejar pasar el último número para hacer un pronóstico sobre cómo será dentro de cuatro años. La primera conclusión es que será muy diferente, pero los principales actores serán los mismos. Sigue leyendo

Turquía quita el sueño a FG

Pese a todos los apoyos internacionales recibidos por Erdogan, tras el fallido golpe de estado del 15 de julio, la situación turca se complica debido a la durísima reacción del presidente turco, que ha introducido al país euroasiático en una dinámica peligrosa que puede terminar por complicar a la economía turca y con ello a las empresas internacionales allí establecidas, como es el caso del BBVA, accionista mayoritario (40%) y con plenos poderes sobre el primer banco del país, el Garanti. Sigue leyendo

El Popular abre el baile

Por una vez, las palabras del presidente del BBVA han resultado premonitorias y aunque, cuando la pasada semana señalaba con cierto grado de desesperación que “los tipos de interés negativos nos están matando”, no se refería al Popular, lo cierto es que unos días después, el banco presidido por Ron anunciaba una ampliación de capital por un total de 2.500 millones de euros, algo menos de la mitad de lo que la entidad valía en bolsa, con el objeto de cubrir los impactos regulatorios y el agujero de las cláusulas suelo, cuantificados en cerca de 4.700 millones. Sigue leyendo

FG acierta con Ausbanc y se equivoca con el banco

La semana pasada fue la gran semana de la presentación de resultados de los bancos y la gran sorpresa fue el BBVA. El banco que preside Francisco González presentó unos números tan decepcionantes que el mercado castigó la acción con un descenso de casi el 6,8%, mientras que su querido competidor, el Santander, subía un 1,8%. Por tanto, los resultados tuvieron un impacto del 8,6% en un solo día. Sigue leyendo

La banca española inicia su ajuste final

La baja rentabilidad en un entorno de reducidos márgenes, como consecuencia de unos tipos de interés en mínimos históricos, la ausencia de una demanda de crédito solvente y amplia, las exigencias regulatorias que piden cada vez más capital y el exceso de capacidad instalada, configuran un escenario que anuncia una severa reestructuración en el sector bancario español y europeo que, en el caso de España, obligará a rematar la consolidación del sector, ya emprendida en los últimos años, lo cual tiene su trascendencia en un país tan bancarizado. Sigue leyendo