No todo ajuste del déficit público pasa por subir los impuestos

En pleno debate sobre los esfuerzos que debe realizar España para ajustar su cifra de déficit a las exigencias de la Comisión Europea (CE) y cuando el ministro Montoro anunciaba qué tributos eran susceptibles de ser modificados (al alza) para conseguir tales objetivos, otro ministro, éste recién estrenado, el de Fomento, de la Serna, defendía la posibilidad de que el gobierno redujera su participación en el grupo aeroportuario AENA, en donde el Estado tiene una participación del Gobierno del 51%, mostrando una via más, además de la fiscal, de donde sacar fondos para cumplir con la CE.
La participación en AENA es uno de los activos más líquidos de los que dispone el Gobierno, ya que a los precios actuales el Estado podría ingresar unos 2.000 millones de euros con la venta de solo un 10%. Además, un mayor grado de privatización de la sociedad es necesario para que el grupo aeroportuario pueda competir con éxito en el exterior, teniendo en cuenta que la internacionalización del grupo es uno de los grandes vectores de crecimiento de la compañía.
Tras la generalizada e intensa venta de empresas y participaciones públicas emprendida por las diferentes administraciones españolas, en respuesta de las deterioradas cuentas públicas encontradas por el gobierno del PP a su llegada al poder, un repaso a las participaciones estatales muestra que todavía existen empresas susceptibles de ser total o parcialmente abandonadas por el Estado como es el caso de AENA, con independencia de su valor estratégico.
En ese paquete de sociedades se encuentra Enagás con un 5% de participación y una capitalización de 5.600 millones de euros; REE (20%) y una capitalización de más de 9.000 millones; Hispasat (7,41%); Ebro Foods (10,3%) y 3.000 millones de capitalización; IAG (2,46%) y un valor de 10.000 millones; Airbus (4,12%) y 40.000 millones; Navantia (100%) o Cetarsa (79,1%).
A partir de ahí y dejando al margen las empresas publicas de las CCAA o de las corporaciones locales, el Estado participa en sociedades como la Compañía de Seguros y Reaseguros (50,25%), Grupo Izar en liquidación, Correos, Cofivacasa, Ensa Enusa, Hunosa, Mercasa ,Sepides,Tragsa, Hipódromo de la Zarzuela, Mayasa, Enresa o Saeca.
Y ya puestos, habría que preguntarse por qué Iberia y los aeropuertos españoles (AENA) son privatizables y no lo son las diferentes sociedades del grupo Renfe o del Grupo Adif.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *