El gobierno de Syriza cumple con la troika y posibilita la solución final

El 9 de mayo, día de Europa, el Eurogrupo dio su visto bueno a las medidas aprobadas por Grecia para cumplir con la revisión del programa de rescate, aunque queda pendiente que el gobierno griego apruebe un mecanismo de contingencia, poniendo en marcha recortes de gastos automáticos en el caso de que las cifras presupuestarias no cumplieran los objetivos.
El Eurogrupo también ha llegado a un acuerdo para aliviar la carga de la deuda. A corto plazo, se van a ofrecer medidas para optimizar los pagos, mientras que para el medio plazo, se van a valorar una serie de medidas como el aumento de los plazos de amortización, la reducción de los tipos de interés o el uso de los beneficios del BCE, que se activarían si fueran necesarias en 2018, al final del programa de rescate, y si se cumplen sus condiciones.
Al final de programa, se valorará la necesidad de medidas adicionales en función del cumplimiento de los objetivos fiscales (superávit primario del 3,5%), dejándose fuera la posibilidad de una quita de la deuda.
Con todo, se ha tratado de acomodar la posición alemana y se espera que sea suficiente para garantizar la participación del FMI.
El acuerdo podría tener otras implicaciones positivas como es la posibilidad de que si la revisión finaliza con éxito, el BCE podría restablecer la exención sobre la calidad crediticia de la deuda griega, lo que permitiría a los bancos griegos volver a financiarse en el BCE, en lugar de con la financiación de emergencia para los bancos griegos (ELA) que es más cara. Además, podría ser un primer paso para la eliminación de los controles de capitales y más adelante para que el BCE empiece a comprar deuda griega con su programa de QE.
Aunque a largo plazo, la sostenibilidad de la deuda no está asegurada, los mercados han acogido bien las noticias y la capacidad del gobierno griego para sacar adelante medidas y la mejora de relaciones con el Eurogrupo son señales positivas, aunque en ningún caso han desaparecido los riesgos de tensiones, ya que los objetivos del programa son muy ambiciosos y pueden aparecer brechas en cualquiera de las revisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *