Banca italiana: ¿solución pública o privada?

La banca italiana ha vuelto a convertirse en el centro de atención del sistema financiero europeo -en 2016 ha perdido el 46% de su valor en bolsa- debido a la elevada morosidad (360.000 millones de euros) en un entorno de bajo crecimiento económico y de baja rentabilidad, lo que lleva tiempo generando dudas sobre la sostenibilidad de algunas de sus entidades, algo que se ha visto agravado por la caída de los mercados tras el Brexit y la petición, por parte del Sistema de Supervisión del BCE a una de sus entidades, de un plan de reducción de morosos tres veces más agresivo del que tenía en su plan estratégico. Sigue leyendo

El post Brexit, según el Banco de Inglaterra

La primera publicación oficial del Banco de Inglaterra (BoE) post referéndum no parece mostrar especial preocupación por el sistema financiero que ha resistido bien hasta ahora, aunque deja constancia de que hay riesgos claros de que la liquidez podría secarse. Sigue leyendo

La difícil supervivencia del actual sistema de pensiones

Desde diciembre de 2008 hasta junio de este año, el número de pensionistas se ha incrementado en un millón, pasando de 7.586.574 a 8.545.172, mientras que en ese mismo periodo el número de pensiones ha pasado de 8.338.439 a 9.402.148. Durante ese mismo periodo de tiempo, el número de ocupados ha seguido una línea descendente al pasar de 20,25 millones a los 18,02 actuales. Sigue leyendo

Aristegui y Gómez de la Serna: ¿comisionistas, intermediarios o delincuentes?

De acuerdo con informaciones periodísticas, la investigación que lleva a cabo la Audiencia Nacional sobre Gustavo de Arístegui y Pedro Gómez de la Serna empieza a proyectar cierta claridad sobre la azarosa vida de ambos como comisionistas y aunque el sumario es aún secreto, ambos exdiputados del Partido Popular habrían cobrado “hasta tres millones de euros en comisiones ilegales”. Sigue leyendo

El gobierno recurre a un cambalache para cumplir con el compromiso del déficit

El gobierno español ha presentado ante la Comisión Europea las medidas que está dispuesto a adoptar, una vez que deje de estar en funciones, para cumplir con la exigencia comunitaria en relación al déficit público y cuya medida estrella es el incremento del tipo a aplicar en los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades, con lo que se espera recaudar 6.000 millones de euros y que supone reconocer el fracaso del nuevo modelo, al volver a la anterior periodificación que fuera ya modificada en 2012. Sigue leyendo