El BCE y la Fed coinciden en mantener su política monetaria expansiva

A la espera de la reunión de la Fed el próximo 21, el BCE, en su última reunión, mantuvo los tipos y los parámetros de su política monetaria estables, constando en ambos casos que las economías de sus respectivas áreas de influencia no están como para echar cohetes, necesitando todavía de políticas monetarias expansivas.
Draghi dijo que es demasiado pronto para tomar decisiones y que no hay evidencia de que el voto de Brexit u otras incertidumbres hagan necesario, por el momento, de una modificación de la política monetaria, algo que se reflejó en sus previsiones de crecimiento e inflación que se revisaron sólo una décima a la baja para 2017 (hasta 1,6% y 1,2% respectivamente), a la vez que lanzaba una clara señal de que el BCE espera extender su programa.
Todo ello ocurría en un contexto en el que los últimos datos económicos en EEUU refuerzan las expectativas de que la Reserva Federal retrasará la siguiente subida de los tipos de interés hasta diciembre.
El BCE mantendrá una política monetaria expansiva pero vuelve a insistir en la necesidad de realizar reformas estructurales que fomenten la inversión, el empleo y el crecimiento, instando a los Estados a aplicar una política fiscal que soporte éste, sin perjudicar los objetivos de estabilidad presupuestaria a largo plazo.
Mientras tanto, en la próxima reunión de la Fed habrá debate serio sobre si se suben o no los tipos de interés, basándose en que la tasa de paro (4,9%) ha bajado hasta niveles de pleno empleo.
Los analistas de referencia consideran que la Reserva Federal podría retrasar hasta diciembre la modificación de tipos, dado que el PIB de la primera mitad del año ha sido decepcionante y las expectativas empresariales se han retraído recientemente.
Si ésto se llega a cumplir, en 2016 habría habido una única subida de tipos oficiales en EEUU, que evidenciaría la cautela con que la Fed está llevando este ciclo monetario.
Detrás de ello subyace la hipótesis de que el tipo de interés de equilibrio en EEUU ha bajado y es actualmente muy reducido, 0% real, que implicaría que el tipo oficial (nominal), compatible con una política monetaria neutral, sería hoy del 2%. Incluso asumiendo que el tipo de interés neutral puede subir según avance el ciclo expansivo, se podría estar hablando de un 3% nominal.
Con estos parámetros, la actual política monetaria expansiva, lo seguirá siéndo aunque la Fed suba en diciembre (al 0,66% desde el 0,32% actual en la principal referencia).
Esta cautela puede obedecer a diferentes razones entre las que se encuentran las sucesivas decepciones en el crecimiento de la economía estadounidense (en 2016 crecerá en torno al 1,5% desde un 2,4% en 2015) y también mundial; el convencimiento mayoritario de que la actividad económica sigue por debajo de su potencial, dada la escasa presión de la inflación, y la exigua mejora de la productividad en los últimos años, que genera dudas respecto a que el tipo de interés de equilibrio pueda elevarse.

Post-it
Tipos de interés son los precios a pagar por el uso de una cantidad de dinero durante cierto período de tiempo; siendo el tipo de interés el precio del dinero de los recursos financieros.
Tipo de referencia o tipo Refi es el precio que pagan los bancos cuando piden dinero prestado al BCE. Este “precio de compra” es un factor importante para los bancos a la hora de determinar los tipos de interés que cobran cuando son ellos los que prestan dinero. Mediante la aplicación de aumentos y recortes en los tipos de interés, el BCE puede influir indirectamente en los tipos de interés que los bancos aplican a las transacciones interbancarias, préstamos comerciales, préstamos de consumo, hipotecas y cuentas de ahorro.
Tipo de interés de equilibrio es el que iguala la oferta de dinero a la demanda de dinero del banco central.
Tipo de interés nominal es el interés real al que se añade la tasa de inflación, siendo el tipo de interés que figura en cualquier contrato de inversión o financiación.
Tipo de interés neutral es aquel que daría lugar a un nivel de demanda agregada adecuado para que la inflación se mantenga constante.
Tipo de referencia es que se utiliza como referencia en las operaciones a tipo de interés variable
Tipo de interés efectivo es el valor del tipo de interés nominal
menos el porcentaje de inflación correspondiente. El tipo de interés efectivo es la tasa que se utiliza para calcular el coste amortizado de un activo o pasivo financiero y de imputación del ingreso o gasto financiero durante un período determinado.
Tipo de interés EONIA -Euro OverNight Index Average en ingles o Índice medio del tipo del euro a un día en castellano- es el índice medio del tipo del euro a un día que calcula el BCE en base a las operaciones de crédito interbancarias suministrados por un panel de bancos de la zona euro.
Tipo de interés interbancarios como el Euribor reaccionan libremente a las modificaciones en los tipos de interés de referencia. Por ello, el tipo de interés del BCE es un buen medio para influir sobre la amplitud de los tipos de mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *