El populismo económico amenaza con imponerse tanto en la derecha como en la izquierda

Economistas solventes coinciden en asegurar que el acceso al poder de populismos como el de Podemos supondría un “rápido e intenso” deterioro del PIB. Sin embargo, la desigualdad social, caracterizada en los países desarrollados por un empobrecimiento de la clase media, alarma ya al mundo económico más atento a las tendencias mundiales. La sensación de ser los perdedores de la globalización provoca, en amplias capas sociales, una desafección generalizada hacia el sistema político y económico que preocupa y muchos a gobiernos e instituciones. Y de ahí los populismos.
Tanto es así que el FMI, supuestamente defensor del liberalismo económico y del capitalismo a cualquier precio, al igual que el BCE, se han posicionado recientemente a favor de políticas económicas en cierta medida heterodoxas o populistas para, precisamente, combatir la desigualdad social y frenar estos fenómenos emergentes tanto en Europa como en EEUU. Para ello se demanda “que los gobiernos gasten más en educación, tecnología e infraestructuras para elevar la productividad mientras que se den pasos para reducir la desigualdad”, aunque ello no debe ser óbice para seguir reformando el mercado de trabajo, reducir las barreras de entrada y mejorar la formación de los trabajadores como remedio al envejecimiento de la población, a la vez que se apela a subir los salarios, porque “llevan años creciendo por debajo de la productividad”. Un cierto sentimiento de culpabilidad emerge sin que se conozca hacia donde nos dirige estas políticas. Sigue leyendo

En vías de un giro en política fiscal

Gobierno y PSOE, sin la participación conocida de sindicatos y patronal, han llegado a uno de sus primeros acuerdos de legislatura por el cual se ha determinado un techo de gasto y un aumento del salario mínimo. A partir de ahí, dos pasos necesarios: los objetivos de déficit de las comunidades autónomas para el trienio 2017-2019 y la aprobación de los Presupuestos de la Administración Central para 2017, cuya presentación se va a retrasar hasta finales de enero o principios de febrero, por lo que de momento se realizará una prórroga de los presupuestos de 2016, lo que obliga a esperar al menos dos meses para disponer de información sobre la que valorar la política fiscal de 2017, aunque se puede esperar que contribuya a cierta moderación en el crecimiento económico del próximo año. Sigue leyendo

Entre el nepotismo y la endogamia: la familia Nadal, en alza

Tras el merecido nombramiento de Álvaro Nadal como ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, de su hermano Alberto como secretario de Estado de Presupuestos y de su esposa Eva Valle como directora de la Oficina Económica de Presidencia del Gobierno, la familia Nadal pasa a formar parte del gotha de la alta administración española y referencia de la política económica del gobierno Rajoy, aunque algunos observadores prefieren enfocarlo como el resultado de una confrontación interna del gobierno, en donde Luis de Guindos es el enemigo a batir. Sigue leyendo

Guerra sucia en el Consejo de Administración del Popular

Nadie dijo que iba a ser fácil hincarle el diente a la crítica situación que el Banco Popular lleva atravesando desde hace años, pero lo que muy pocos habían imaginado es que, a la dificultad inherente a un duro proceso de saneamiento o reestructuración, aprobado por el Consejo de Administración de la entidad, que buscaba dejar al banco en la situación competitiva que el futuro del sector exige, se iban a sumar actitudes de flagrante deslealtad y de desprecio por la confidencialidad exigida por todo gobierno corporativo, como el que se está produciendo en el seno del citado Consejo por alguno de sus miembros que, en su momento, respaldó el citado plan de reestructuración.
La crisis en el Consejo de Administración del Popular, cuyo epicentro se sitúa en su socio mexicano, Antonio del Valle (4% del capital), ha terminado por estallar y con ella toda una catarata de acciones sucias, especialmente dañinas para el banco, que pueden dejar a la entidad en situación muy delicada. Sigue leyendo

Montoro opta por el parche y la chapuza en el objetivo “levantar” 5.500 millones de euros

El gobierno de España ha optado, una vez más, por la chapuza fiscal para resolver un problema puntual, aunque no menor en esta ocasión, ya que lo que se trata es de “levantar” los 5.500 millones que reclama Bruselas para cumplir con el ajuste en materia de déficit público. Sigue leyendo